Libros

promo1-1

Desesperado – Erea Lopez Sineiro

Desde la muerte de su familia, se ha metido en un mundo del que no es capaz de salir. Las malas influencias, las drogas y el alcohol son el eje central de su vida hasta que tiene que volver al instituto. Y allí es donde comienza su cambio.

Tiene miedo…

Es cuando un joven desinteresado y de mirada angelicalmente asesina lo ayuda en un momento difícil que siente que puede conseguir la mejora. Sus vidas se entrelazarán, formando una relación de compañerismo algo extraña, aunque ambos se dan cuenta de que lo que hay entre ellos, no es una simple amistad.

AmazonCreateSpace – Goodreads

 

promo1

La última Anastasia – LBSilva

Desde que tiene memoria, Ann ha vivido en la calle; se ha visto obligada a robar, vender su cuerpo, drogarse y someterse a las más oscuras acciones para no
perderse en la helada Rusia que intenta consumirla. Desconoce a la mafia Dubrovsky, que lidera las calles imponiendo su dominio mediante el terror, aun cuando ellos trataron de quitarle el único refugio que poseía.

Ella no sabe de armas, ni de mafias, ni de códigos de familia, solo conoce cómo sobrevivir ganándole la batalla al hambre y al frío. Dimitri, en cambio, ha crecido bañado de todo aquello; él será quien le enseñe que la sangre puede más y que pronto, aquella
derramada que perteneció a la estirpe de Ann, llamará para ser vengada. Su vida se sumirá en el caos en cuanto él aparezca, jurándole que ella es Anastasia Vorobiov, la última y única heredera de su mafia , quienes han sido asesinados con crueldad por los Duvrovsky, sus enemigos.

Actualmente la autora trabaja en una segunda edición.

14138700_526916730843027_6035642515260621600_o

Condemned – Manuel Arduino Pavón

Cuando se acerca la hora y caemos en la cuenta de que hay un solo camino hasta el suplicio, la memoria nos viene en auxilio y nos arroja al pasado en busca de un refugio seguro.

Oímos la última melodía: los ruidos del calabozo, los insectos, retardatarios, las toses y los ecos lejanos. Los fantasmas de otros muertos que nos vienen a hacer la corte.

Entonces, otros contemplan la escena desde su asiento con una sonrisa.

¡Muy pronto!